lunes, 5 de mayo de 2014

AZÚCAR

Azúcar
Esta entrada va dedicada a aquellas páginas que publican cosas como:

“Quienquiera que coma azúcar quiere más y más, incluso cuando ya no tienen hambre. Dale unos huevos y dejará de comer en cualquier momento. Dale unas galletas y comerá y comerá sin importar si le duele el estómago”


O como:

Ahora dejando a un lado los endulzantes artificiales, echémosle un vistazo a algunos endulzantes cien por ciento naturales. Los endulzantes naturales como la miel y el agave podrían parecer una opción más saludable, sin embargo no sólo están cargados de fructosa, sino que también están altamente procesados. En ese sentido, usted no obtiene ningún beneficio. Los efectos a la salud serán los mismos, dado a que es la fructosa la que causa los daños.”


O como:

“A donde dirijamos nuestra mirada, encontramos la presencia casi omnipresente del azúcar en nuestra cocina diaria. Si bien ahora existen diversas alternativas saludables (y otras no tanto) de este condimento dulzón, no podemos negar que los alimentos adquieren un diferente sabor cuando lo agregamos a esos platillos. Si no, ¿qué sería de los deliciosos panecillos, pasteles, merengues, frutas en almíbar y demás gustos culposos?
No obstante, en la última década, la ciencia se ha encargado de demostrarnos los daños que el azúcar produce en nuestro cuerpo: enfermedades cardíacas, obesidad, diabetes, adicciones, y sólo por mencionar algunos. Según esos investigadores, estos son resultados de estudios que se realizaron últimamente… Pero, ¿y si te dijéramos que desde hace 40 años se sabían ya las consecuencias negativas de la sacarosa, sin embargo se optó por evadir ese conocimiento y a su investigador?”


O como… bueno, mejor os dejo el enlace ya que me tocaría exponer todo lo publicado en esta página:


He escogido al azar estos 4 blogs para discutir la noticia que empieza a propagarse por las redes sociales.
Bien, primero iniciemos la búsqueda de datos experimentales que apoyen y respalden dichas teorías…

Tras varias horas de búsqueda, sólo he encontrado el siguiente estudio decente sobre la sacarosa:

Para los perezosillos, hago un breve resumen de las conclusiones a las que se ha llegado con el estudio:

Se realizó un estudio experimental de casos y controles en el período comprendido entre noviembre de 2010 y mayo de 2011, con el objetivo de caracterizar el comportamiento del daño oxidativo en un modelo experimental de hiperglicemia (alto azúcar en sangre) e hiperlipidemia (altos lípidos en sangre) inducida por sacarosa (azúcar común) en ratas wistar.
Tras cuatro meses de dietas ricas en carbohidratos (fructosa o sacarosa), se ha visto en las ratas wistar un incremento del estrés oxidativo en hematíes.
Sin embargo: “Los resultados obtenidos ofrecen evidencias que en el modelo experimental de hiperlipidemia inducida por sacarosa en ratas wistar al cuarto mes del estudio, se ha alcanzado un estado inicial de daño oxidativo, caracterizado por un moderado incremento de las especies reactivas de oxígeno (EROS), que aún resulta insuficiente para provocar alteraciones fisiológicas en la membrana de los eritrocitos.

Con lo extendida que estaba la noticia, yo esperaba encontrarme artículos de investigación serios que respaldasen lo que estos blogs publican.

Por tanto, volvamos a analizar los párrafos de los distintos blogs:

“Quienquiera que coma azúcar quiere más y más, incluso cuando ya no tienen hambre. Dale unos huevos y dejará de comer en cualquier momento. Dale unas galletas y comerá y comerá sin importar si le duele el estómago”

Falso. No hay un solo estudio que demuestre la adicción al azúcar (o al menos que yo haya podido encontrar).
Y… no sé vosotros, pero yo no puedo comer gran cantidad de bollería ni gran cantidad de productos muy azucarados. Mi cuerpo enseguida me hace parar. Tampoco conozco a personas ni noticias de personas que hayan muerto por una indigestión de galletas…

“A donde dirijamos nuestra mirada, encontramos la presencia casi omnipresente del azúcar en nuestra cocina diaria. Si bien ahorahttp://cdncache-a.akamaihd.net/items/it/img/arrow-10x10.png existen diversas alternativas saludables (y otras no tanto) de este condimento dulzón, no podemos negar que los alimentos adquieren un diferente sabor cuando lo agregamos a esos platillos. Si no, ¿qué sería de los deliciosos panecillos, pasteles, merengues, frutas en almíbar y demás gustos culposos?
No obstante, en la última década, la ciencia se ha encargado de demostrarnos los daños que el azúcar produce en nuestro cuerpo: enfermedades cardíacas, obesidad, diabetes, adicciones, y sólo por mencionar algunos. Según esos investigadores, estos son resultados de estudios que se realizaron últimamente… Pero, ¿y si te dijéramos que desde hace 40 años se sabían ya las consecuencias negativas de la sacarosa, sin embargo se optó por evadir ese conocimiento y a su investigador?”

Falso. No hay un solo estudio decente que respalde lo que en estos párrafos se expone (o al menos que yo haya podido encontrar).

Ahora dejando a un lado los endulzantes artificiales, echémosle un vistazo a algunos endulzantes cien por ciento naturales. Los endulzantes naturales como la miel y el agave podrían parecer una opción más saludable, sin embargo no sólo están cargados de fructosa, sino que también están altamente procesados. En ese sentido, usted no obtiene ningún beneficio. Los efectos a la salud serán los mismos, dado a que es la fructosa la que causa los daños.”

¿No se supone que la fructosa es el azúcar de la fruta y que tomar fruta es sano? Pero si yo creía que… en fin, continuamos…
Falso. Buscando estudios específicos sobre la fructosa no he conseguido encontrar datos experimentales que demuestren lo que aquí se dice.


De este blog mejor ni hablar. Está centrado en dietas milagro aprovechando la gran oleada de artículos que afirman que el azúcar es perjudicial para la salud.

Por tanto, prefiero quedarme con ésta otra noticia:
Que aunque sólo sea una, dice más verdades que todos los blogs expuestos con anterioridad.

Ni qué decir tiene que estoy absolutamente en contra de lo que se publica en los blogs anteriores y otros tantos parecidos que se atreven a exponer que el azúcar es una “droga”. Y no sólo que es una “droga”, sino que además es más peligrosa que la propia cocaína o que es la droga más peligrosa de la historia.

Por tanto, conclusión que podemos sacar de la entrada de hoy: analizar en profundidad lo que se nos dice. Aunque hay periódicos oficiales que publican dichas noticias, hay que pensar que son periodistas y no científicos quienes seleccionan la noticia y que pueden estar perfectamente equivocados. Hay que ser críticos y tener capacidad para razonar y estudiar la información que nos llega.

Una información no contrastada siempre será, para nosotros, verdadera puesto que no hay nada que la contradiga.

Espero haya quedado clara mi intención con esta entrada y con posteriores que me gustaría ir haciendo (si mi tiempo me lo permite) desmintiendo noticias como la de hoy.

Y sin más dilación, os dejo, que mi desayuno me está esperando.
 Un desayuno saludable :)
Un desayuno saludable :)
Espero sobrevivir ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario